Rollos de Canela (Bajos en grasa y azucar)

Fotor_144675642290452

Una vez más los saludo para compartir una receta con ustedes. Como ya se habrán dado cuenta me encanta hornear. Amo las harinas, los cereales y la infinidad de recetas que se pueden crear con estas. También me encanta el desafío de lograr texturas y sabores sin la necesidad de huevo o leche, ingredientes que en la repostería tienen mucho peso y para muchos es prácticamente imposible tener buenos resultados si no están presentes en la lista.

Pero hoy sabemos que podemos disfrutar de deliciosas texturas reemplazando el huevo por leche vegetal, Maizena, compota (salsa) de manzana, plátano molido o linaza -este último es el que utilizo en la receta.

Otro desafío es reducir el consumo de azúcar -ojo, que cuando me refiero al azúcar son esos granos blancos o dorados con los que endulzamos el té y NO a la fruta. La verdad es que me encanta lo dulce, disfruto horneando postres y me limito muy poco con este ingrediente. Mas ahora decidí optar por una alternativa saludable: Los dátiles, una fruta sabrosa que endulza como ninguna otra.

El relleno original de los rollos está preparado con mantequilla (o margarina), azúcar y canela, pero yo preparé una base de “dulce de dátiles”. Así es, sólo tomé agua, dátiles, le agregué canela en polvo y prescindí de la mantequilla y el azúcar -eso si, no pude evitar triturar un poco de azúcar para el glaseado, no por sabor, sino más bien por estética. Toma un buen tiempo prepararlo (mínimo 1 hora y media), pero estarás totalmente satisfecho del resultado final. A mi esposo le encantó y se que a ustedes les encantará también.

Para esta receta necesitan:

MASA

1 1/2 tazas de harina integral

1 1/2 tazas de harina blanca

2 cditas de levadura instantánea*

2 a 4 cdas de azúcar rubia orgánica

1 “huevo” de linaza (2 cda de linaza licuada con 1/2 taza de agua)

1/2 taza de leche vegetal (o agua) tibia

2 cdas de aceite vegetal

RELLENO

1 taza colmada de datiles (se deben remojar mínimo 3 horas)

1 taza de agua

2 cucharadas de canela en polvo

FINALMENTE

Un poco de azúcar en polvo para decorar.

En la licuadora se pone el agua y la linaza (si tienes una licuadora personal lograrás mejores resultados) y se bate aumentando la velocidad hasta llegar a la máxima por 2 minutos (puede ser menos pero depende de las revoluciones de la máquina). Otra alternativa es hervir la linaza (en este caso con una cucharada sería suficiente) en el agua para que quede espesa y babosa como la clara de huevo. Se deja enfriar 10 minutos y se pasa por el colador. Batir un poco antes de agregarlo a la mezcla.

A parte, en un bowl, se mezcla muy bien las harinas con la levadura* y el azúcar.

En una vasija se baten los ingredientes humedos y se agrega de a poco a la harina, batiendo con la mano hasta obtener una masa firme. Dejar reposar 10 minutos.

Mientras reposa la masa se llevan los ingredientes del relleno a la licuadora y se baten a máxima velocidad hasta que este bien triturados los dátiles y obtener una pasta similar al dulce de leche (manjar, arequipe, cajeta), pero con sabor a canela. Reservar.

Fotor_144675625187052

Una vez terminado los 10 minutos, se estira la masa en forma rectangular (aproximadamente 25 x 40 cm) hasta que quede con no más de 1 cm de grosor (1/2 pulgada aprox.). Sobre esta se unta el dulce de dátiles y canela hasta quedar completamente cubierta y se enrolla con cuidado, sin presionar, desde uno de los extremos más largo hasta obtener un cilindro.

Fotor_144675635628221

Con la ayuda de un cuchillo se corta el cilindro en porciones de 4 ó 5 cm de largo y se van acomodando en una charola antiadherente para horno (le puedes poner papel para hornear si es necesario). Se deben dejar reposar entre 40 minutos y una hora en un lugar calido antes de llevarlos al horno, para que aumente de tamaño la masa.

Precalentar el horno a 350°F/180°C (yo dejo el pan sobre la estufa mientras se calienta el horno para que agarre el calor y leude mejor).

Fotor_144675672957189

Una vez pasado el tiempo de reposo se hornea durante 15 minutos. Ya listos, se dejan enfriar y finalmente se le espolvoreas un poco de azúcar en polvo si así lo deseas.

Ya vez, es una receta un poco larga, pero vale la pena cada minuto. Tiene gran sabor y es una alternativa saludable para endulzar los días.

*Nota: La levadura instantánea no necesita prepararse previamente como la regular y eso ayuda a ahorrarnos un poco de tiempo. Si no consigues levadura instantánea perfectamente puedes utilizar la regular. Está se debe disolver en 3 cucharadas de agua tibia y una cucharada de azucar para activarla. Las instrucciones del paquete varía según la marca, pero en general, una vez activada la puedes agregar a la receta, la masa obtenida se deja reposar una hora antes de darle la forma final a tu pan. Y por último, antes de hornear se debe dejar reposar una hora más para que suba el doble del volumen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s